Realquiler turístico de viviendas para uso vacacional

Realquiler de viviendas de uso vacacional
Realquiler de viviendas de uso vacacional

Las viviendas de uso vacacional están de moda, eso no es nada nuevo. El realquiler de pisos tampoco es nuevo y se ha dado siempre (eso no quiere decir que sea legal). Pero gracias al tirón de las platafromas de alquiler, a la falta de control de las mismas y de los pisos, a la facilidad de publicitar y ofrecer pisos para alquiler, se ha creado un submercado ilegal de realquiler de viviendas para un uso vacacional.

Algunos inlquilinos de larga duración subalquilan habitaciones o el piso entero en fines de semana o periodos vacacionales sin el conocimiento ni el consentimiento del propietario del piso.

Haciendo un cálculo rápido del subarrendamiento en Madrid, para un piso de alquiler de 970€ al mes, un subarrendamiento ilegal puede dar una rentabilidad del 55% aproximadamente, al obtener un ingreso a través de alguna plataforma, como airbnb, de 1.500€ aproximadamente.

Algunas plaformas, como HomeAway, solicitan la documentación para comprobar que el piso es en propiedad del anunciante. Aunque esta medida es muy buena, puede ser manipulable (Sello ISVI sólo certifica viviendas de uso vacacional directamente del propietario y coteja todos los documentos in situ para su comprobación directamente con el propietario y en persona, con un auditor)

Los inquilinos saben que el propietario tiene difícil control de quién habita el inmueble, y se valen de eso para actuar a sus espaldas. De todas formas, si el propietario se entera de esta actividad ilegal, la recopilación de pruebas por parte del propietario puede resultar complicada y costosa y, si consigue demostrar el subarrendamiento, puede  requerir al inquilino el cese de la actividad y el abandono de la casa por incumplimiento de contrato, pero, al no tratarse de impago de renta, no se puede acoger al deshaucio exprés, con lo que puede tardar más de seis meses o un año en conseguirlo.

Tampoco conseguirá del inquilino, que alquila ilegamente su casa, una compesanción por daños y perjucicios,  porque es complicado acreditar los daños y perjuicios causados por el mero hecho de subarrendar el piso. ¿Enriquecimiento injusto o "sin causa" del inquilino? Se podría intentar, pero ya entras en el complicado proceso legal.

El tema se complica si es la propia comunidad de vecinos es la que denuncia al piso (y su propietario legal) atendiendo al artículo 7.2 de la Ley de la Propiedad Horizontal por actividades prohibidad, dañosas o molestas. Aquí, la sanción es para el propietario del piso, no para el inquilino, ya que el propietario es el responsable de la actividad de su vivienda.

Como vemos, los fraudes con los alquileres vacacionales y las viviendas de uso turístico, van más allá de la imaginación de los "anfitriones sin escrúpulos" y deben ser controlados para que en España se sigan ofertando unos alquileres de calidad y con toda la legalidad.