Gentrificación del turismo

En los últimos años, el uso de la palabra gentrificación se ha extendido en toda España.

Gentrificacion del turismo. Vivienda de uso vacacional.
Gentrificacion del turismo. Vivienda de uso vacacional.

Generalmente, el término ha sido utilizado de manera crítica para describir procesos de regeneración urbana que tienen como objetivo «revitalizar barrios degradados» atrayendo anuevos residentes con altos ingresos, lo que provoca el desplazamiento de la población original, normalmente de escasos recursos. De hecho, gentrificación proviene del inglés gentry  (alta burguesía) y fue utilizado por primera vez en Londres en 1964 para describir el proceso en el que profesionales liberales con gran capacidad de consumo adquirían viviendas en barrios obreros debido a su bajo coste y localización central. Esta llegada de nuevos residentes de clase media genera el aumento del precio del suelo y un cambio en el comercio de la zona, el cual pasa a satisfacer las necesidades de la nueva población. Como resultado, los antiguos residentes de clase trabajadora se marchan del barrio al estar este por encima de sus posibilidades y son desplazados a la periferia. Es decir, el término se suele utilizar para definir la destrucción de barrios populares.

El desplazamiento de la población original de una zona es, de hecho, la característica que más define la gentrificación, de manera que no puede darse este fenómeno sin desplazamiento. 

El turismo representa el 12% del PIB y es el principal sector de la economía española. No es un fenómeno nuevo, ya que desde principios del siglo XX diferentes sectores empresariales han puesto muchos medios en promocionar centros urbanos y crear las infraestructuras necesarias para facilitar la estancia de los visitantes. Esta histórica promoción de las ciudades españolas ha venido acompañada de una ideologìa del turismo. Es decir, el crecimiento indefinido de visitantes es un hecho que beneficia a toda la sociedad. Esta ideología del turismo no solo es la idea dominante en los medios, sino que es aplicada diariamente por medio de políticas públicas cuyo principal objetivo es más promoción, más visitantes y más beneficio.

La especialización de la economía española en el sector turístico, y el creciente número de visitantes, es el origen de diversos conflictos urbanos que pueden ser interpretados como una  lucha por el dominio del espacio en la ciudad. Un repaso a dichos conflictos muestra que diferentes grupos de vecinos intentan defender su espacio como lugar de residencia ante la paulatina conversión que han sufrido. La pérdida del espacio diario de residencia que es ahora dominado por el turista, constituye un proceso de desplazamiento del residente local. Y en este sentido, el turismo no solo potencia diversos procesos de gentrificación en marcha, sino que puede ser interpretado como un elemento gentrificador en símismo. Como un dominio de la ciudad por consumidores con altos ingresos que termina por desplazar a la población original.

Para concluir, apuntaremos que estos procesos no ocurren únicamente debido al turismo ni a las viviendas de uso vacacional. Cualquier intento de criminalizar el mismo y a los turistas debe ser evitado. No todas las ciudades son iguales, ni todas las áreas dentro de las mismas tampoco. Ni siquiera el turismo tiene el mismo peso en unos lugares  que en otros. Además, otros factores, como las reformas legislativas del mercado del alquiler también tienen una incidencia directa sobre la rotación de los inquilinos e inquilinas y en la subida de los precios de los alquileres.