Fiscalidad del las viviendas de uso vacacional

¿Hay que pagar IVA por las viviendas de uso vacacional?

 La realidad es que el IVA en los alquileres se aplica sólo en determinados casos. En el de la vivienda de uso turístico dependerá del modo en el que se alquiler el piso.

Existen tres fórmulas para poner en alquiler tu casa como vivienda vacacional:


fiscalidad de viviendas de uso vacacional
fiscalidad de viviendas de uso vacacional

1.Alquilar con una empresa gestora.


Esta es la opción de quienes no quieren tener que ocuparse de nada. Consiste en ceder el piso a una empresa que es la que efectivamente se encarga de gestionar el alquiler de la casa en vacaciones y durante el resto del año para sacar el máximo rendimiento.

Al ceder la vivienda a una empresa gestora habrá que incluir un 21% de IVA.

2.Alquilar directamente el piso turístico

Esto es más habitual en casas rurales donde una persona es quien se encarga de todo.

Si optas por esta opción, el piso no habrá que incluir IVA salvo que se presten servicios adicionales. Entre ellos figuran, por ejemplo, el de comida. Al final lo que se hace es aplicar el mismo criterio que en el IVA de un hotel.

3.Alquilar a través de Airbnb y otras plataformas

Son las nuevas tecnologías las que están detrás del boom de los pisos de alquiler. El motivo es que gracias a ellas resulta muy fácil conectar al propietario y el turista, tanto de vacaciones como durante el resto del año.

¿Hay que incluir IVA en estas plataformas? Las propias plataformas son las primeras que informan claramente del proceso. Pero para que lo tengas más claro, como propietario tendrás que sumar el 21% de IVA a la factura del intermediario. En caso de ofrecer servicios propios de la industria hotelera se sumará un 10% de IVA por los mismos, pero no por el alojamiento.

Hacienda tiene su foco puesto en este tipo de alquileres a través de diversas plataformas especializadas, como airbnb, como antes lo tuvo en las plataformas de segunda mano. La AEAT quiere que las plataformas suministren datos de las viviendas turísticas alquiladas. En concreto, se pedirá información sobre los pagos realizados y los días empleados en cada operación junto con el nombre, apellidos y NIF del arrendador y del propietario de la vivienda. Así tendrá un listado exacto de quienes están obteniendo ingresos por alquilar su casa en verano para poder pedirles que rindan cuentas.


Incluir los Ingresos por el alquiler a turistas

Como la casa no se destinará al alquiler de vivienda habitual, habrá que incluir estos ingresos en la declaración de la renta como rendimientos del capital inmobiliario. Para determinar la ganancia final se podrán deducir todos los costes asociados a la puesta en alquiler de la vivienda como el IBI, seguro de hogar, tasa de basuras o gastos de comunidad. A estos podrás sumar el coste de la agencia de colocación del piso o el dinero que te hayas gastado en publicitar la casa en portales inmobiliarios.

Los costes del alquiler sólo se podrán deducir de forma proporcional al tiempo que hemos tenido la casa alquilada.

Al no tratarse de alquiler para vivienda habitual no se podrán aplicar las reducciones del 60% sobre la ganancia que sí sirven para el resto de arrendatarios (los que la alquilan para vivienda habitual)

Al hacer tu declaración de la renta restarás los gastos a los ingresos y pagarás impuestos por la diferencia. Este dinero se sumará a tu base imponible general para tributar a los tipos generales de la renta.

El tiempo que la casa no está alquilada

También tendrás tendrás que pagar impuestos.

Durante este período, tienes queagar impuestos, como siempre. Desgraciadamente, esto no quiere decir que no debas tributar por la vivienda en el IRPF. Hacienda entiende que por el hecho de tener un piso vacío tienes la posibilidad de lograr unos ingresos. Que después decidas hacerlo o no será cosa tuya, pero la AEAT hará como si hubieses recibido ese dinero. Es lo que se conoce como una imputación de renta.

Desde un punto de vista práctico, esto supone que tendrás que pagar impuestos por el tiempo que no esté alquilada la casa a razón de un 1% del valor catastral del piso o el 2% si ese valor no se ha revisado desde 1994. La cantidad resultante se dividirá entre los 12 meses del año y después se multiplicará por el número de meses que ha estad alquilada la vivienda.

De nuevo, ese dinero se sumará a tu base imponible general.