Disfrutar tu VUT: qué hacer en días lluviosos

Son de abril las aguas mil. Sopla el viento achubascado, y entre nublado y nublado hay trozos de cielo añil.

Si, como decía Antonio Machado, en este nuevo mes comienzan las lluvias; que mejor manera de aprovechar estos días en tu casa de alquiler vacacional, si estás de vacaciones y el tiempo se complica, para leer esas novelas pendientes que siempre has deseado.

Aquí te dejamos una lista de sugerencias que seguro te fascinará:


Orgullo y prejuicio. Jane Austen (1813) Novela costumbrista

Se enfoca en el desarrollo personal de los dos protagonistas: Elizabeth Bennet y Fitzwilliam Darcy. Ambos deben luchar por superar sus crisis personales para encarar el futuro que les espera juntos.

Oliver Twist. Charles Dickens (1839) Novela realista social

Dickens cuenta las desventuras del niño Oliver Twist en tono satírico y burlón. Habla de un Londres criminal plagado de individuos de mala vida, que emplea a la juventud para el trabajo o el crimen organizado.

Jane Eyre. Charlotte Brontë (1847) Novela autobiográfica

Se describe la vida de Jane Eyre desde su cruda infancia hasta su adultez. La protagonista va desarrollándose, pasando por la ingenuidad de la juventud, hasta convertirse en una mujer valiente y sacrificada.

Cumbres borrascosas. Emily Brontë (1847) Novela gótica

Es la historia del odio y las pasiones ocultas entre dos familias en la finca Cumbre Borrascosas. Los dos protagonistas, Heathcliff y Catherine viven un romance que se ve truncado por el rechazo entre clases.

Moby-Dick. Herman Melville (1851) Novela de aventuras

Cuenta la travesía que realiza el barco ballenero llamado Pequod. El ballenero está comandado por el capitán Ahab, quien tiene la obsesiva idea de perseguir a un enorme cachalote blanco que acabará convirtiéndose en su destrucción.

Madame Bovary. Gustave Flaubert (1856) Novela realista romántica

Madame Bovary es una historia de pasiones e insatisfacciones promovidas por la literatura romántica que acostumbraba a leer la protagonista. Pronto, su resentimiento con la vida le lleva a tomar decisiones que acabarán arruinándola.

Crimen y castigo. Fiodor Dostoievski (1866) Novela filosófica

Narra la vida de un joven estudiante de San Petersburgo que, inundado por las deudas, decide perpetrar un crimen contra una prestamista usurera y vieja. Cuando lleva a cabo la acción, se descubre obsesionado por lo que ha hecho.

Ana Karenina. León Tolstói (1877) Novela realista

Tolstói describe la vida de Anna, que pese a parecer que tiene una vida sencilla, pronto comenzará a verse envuelta en situaciones complicadas fruto de su nuevo amor ilícito por estar ella casada.

La isla del tesoro. Robert Louis Stevenson (1883) Novela de aventuras

Jim Hawkins lleva a cabo la búsqueda del tesoro más célebre de la historia. El chico, que trabaja en una posada familiar, consigue hacerse con el cofre del pirata Billy Bones, en el que se esconde el mapa del tesoro que le llevará a vivir una grana aventura.

El retrato de Dorian Gray. Oscar Wilde (1891) Novela gótica

La novela está a caballo entre la fantasía y la realidad. El artista Basil Hallward retrata al joven Dorian Grey. Movido por la filosofía hedonista, Lord Henry acaba cometiendo actos de lujuria, hasta ver cómo su figura en el retrato va envejeciendo sin que él pueda hacer nada.

Drácula. Bram Stoker (1897) Novela gótica epistolar

La obra comienza cuando un joven abogado de origen inglés viaja a través del desfiladero del Borgo hasta el remoto y truculento castillo del conde Drácula, ubicado en los Montes Cárpatos de Transilvania, para cerrar unas ventas con él.

El gran Gatsby. Francis Scott Fitzgerald (1925) Novela romántica

La historia se desarrolla en Long Island, lugar en el que la alta sociedad se relaciona entre sí. Allí, Gatsby realiza ostentosas fiestas de las que no es partícipe para impresionar a un antiguo amor perdido: Daisy.

¡Absalón! ¡Absalón! William Faulkner (1926) Novela histórica

La novela tiene lugar desde el inicio de la Guerra de Secesión, hasta el final de ésta. Cuatro personajes ajenos a la familia Sutpen narran en tercera persona los trágicos hechos que destruyeron el patrimonio y la dinastía de Thomas Sutpen.

Sinuhé, el egipcio. Mika Waltari (1945) Novela histórica

Durante el reinado del faraón Akenatón, Sinhué fue su médico real. En primera persona, narra sus viajes y su historia en el exilio tras la muerte del faraón. Cuenta la tragedia de cómo perdió todo su patrimonio y su lucha por la supervivencia.

1984. George Orwell (1949) Novela distópica

La novela presenta la ciudad de Londres en un futuro próximo a cuando fue escrita. La sociedad descrita está alienada y dividida en estamentos. Unos mandan, y los demás obedecen gracias a su poca capacidad de rebelión.

El guardián entre el centeno. J.D. Salinger (1951) Novela de aventuras y drama

Salinger cuenta la historia del joven Holden Caulfield, quien tras ser expulsado de su colegio, decide ir a Nueva York. Allí comienza un camino de aprendizaje personal en el que los conflictos de la ciudad le darán de lleno en la cara.

El principito. Antoine de Saint-Exupéry (1951) Novela filosófica

El narrador es un piloto que ha averiado su avioneta en el desierto del Sahara. Allí conoce a un pequeño niño que le cuenta que lleva un año viajando por distintos planetas y conociendo los errores humanos. Juntos extraen conclusiones de la complejidad de las personas.

El viejo y el mar. Ernest Hemingway (1952) Novela filosófica y de aventuras

Valores como la lucha contra la adversidad o la valentía se dan cita en esta obra de Hemingway. Cuenta la historia de Santiago, un pescador de avanzada edad que sintiéndose fracasado por una mala racha, decide ir de nuevo a pescar, teniendo que enfrentarse esta vez a un duro trabajo.

El señor de los anillos. J.R.R. Tolkien (1954) Novela de fantasía

La mítica trilogía fantástica de Tolkien narra los sucesos que le ocurren al hobbit Frodo en su andadura hacia el Monte del Destino, donde debe destruir el Anillo Único de Sauron para salvaguardar el mundo tal como se conoce.

La ciudad y los perros. Mario Vargas Llosa (1963) Novela realista

Vargas Llosa denuncia en su novela la realidad castrense de los colegios militares en los que la disciplina forma y deforma personalidades. A los chicos que pasan sus días en el colegio no se les permite desarrollarse individualmente ni ser libres.

Don Quijote de la Mancha. Miguel de Cervantes (1605-1615) Novela de aventuras

Narra las aventuras de el Quijote y su fiel escudero Sancho Panza en un tono satírico y desmitificador de la tradicional novela cortés y caballeresca. Constituye la primera novela moderna de la Historia.

Rayuela. Julio Cortázar (1963) Realismo mágico

Rayuela, que puede ser leída de cuatro maneras diferentes, posee un argumento distinto en función de cómo se lea. No se puede contar su argumento de manera lineal si no se quiere perder la profundidad de las tramas y los personajes que protagonizan la novela.

Cien años de soledad. Gabriel García Márquez (1967) Realismo mágico

En el pueblo ficticio de Macondo, Gabriel García Márquez ubica la historia de la familia Buendía durante siete largas generaciones. El amor y los prejuicios de los protagonistas van tejiendo una trama que se mueve entre la realidad y la ficción.

El nombre de la rosa. Umberto Eco (1980) Novela histórica

Cuenta las situaciones que el franciscano Guillermo de Baskerville y su novicio Adso de Melk vivieron en una abadía benedictina en la que los religiosos comenzaron a presenciar una serie de asesinatos misteriosos.

El perfume. Patrick Süskind (1985) Novela de terror y fantasía

Narra la historia de un joven francés cuyo don acabará convirtiéndose en su perdición. Su increíble capacidad olfativa le conduce a intentar preservar para siempre el olor de las mujeres, matándolas para conseguir su fin.

Esperamos que las disfrutes mientras te alojas en VUT o Turismo Rural, y si está auditado por Sello ISVI, vivirás una experiencia más fiable.