Destino VUT: lugares curiosos de la Península Ibérica

Caminito del Rey
Caminito del Rey

Si eres de las personas aventureras y necesitas encontrar sitios fascinantes y distintos a los demás, toma nota de estos lugares que te dejarán con la boca abierta

Saut deth Pish o Salto del Pez (Valle de Arán, Lérida)

Los amantes de las pistas de esquí conocen bien las laderas de las estaciones de Baqueira-Beret pero el Valle de Arán, en el pirineo leridano, es mucho más que pistas de esquí. Bellas ermitas diseminadas por las pequeñas poblaciones que cubren el valle, verdes prados por donde pasta el ganado o saltos de agua que solo son accesibles tras el deshielo son algunos de los encantos que guarda esta zona "escondida". El Saut deth Pish o Salto del Pez es uno de estos enclaves que bien merecen ser visitados aunque su acceso no siempre es fácil el descubrimiento final es sorprendente.

La ruta parte de Pont d'Arròs por una carretera estrecha (no recomendada si se sufre vértigo) y tras unos 12 kilómetros de verdes valles con el Aneto al fondo se llega a una explanada donde dejar el coche e iniciar una fácil ruta a pie de unos diez minutos hasta el impresionante salto de agua de 35 metros de altura. Una excursión distinta y sin duda poco conocida.

Cueva Palomera (Burgos)

La Cueva Palomera, en el espacio natural de Ojo Guareña, en una cavidad desconocida para la mayoría y sin embargo de visita obligada porque constituye un complejo kárstico de importancia internacional declarado Monumento Histórico Artístico en 1970 y Monumento Natural en 1996.

Localizado al norte de la provincia de Burgos, en la Comarca de las Merindades tiene más de 100 km de recorrido subterráneo lo que la convierte en la mayor cavidad del país y una de las de mayor desarrollo del mundo.

Sin dudarlo, uno de los lugares favoritos de los amantes de la espeleología

Parque Minero de Almadén (Ciudad Real)

El Parque Minero de Almadén es la herencia viva de los dos mil años de la explotación de Almadén. Tras el cierre de la actividad minera en 2003, las minas más antiguas del mundo cuya actividad se ha mantenido hasta nuestros días, muestran sus secretos.

La visita al Parque Minero de Almadén, en Ciudad Real, comienza por las instalaciones mineras de superficie y prosigue por los antiguos talleres y los castilletes de los pozos de San Aquilino y San Teodoro. En la mina subterránea, con más de 700 metros de profundidad, se ha recuperado un espacio para la visita pública con las máximas garantías de seguridad.

Las instalaciones del Parque Minero, los pozos, edificios e instalaciones están inscritos en la lista de Patrimonio de la Humanidad con el nombre de Patrimonio del Mercurio. Almadén e Idrija.

Caminito del Rey (Málaga)

En los últimos tiempos se ha hablado mucho de El Caminito del Rey, un emblemático itinerario inaugurado a principios del siglo XX por Alfonso XIII, en la sierra de Málaga y dejado a su suerte más de 25 años. Tras un año de trabajo y una cuidada restauración, volvió a renacer para convertirse en una de las sendas más seguras (aún con riesgos de desprendimientos de piedras) en un entorno de vértigo que une los saltos de agua entre los embalses de El Chorro y El Gaitanejo.

Con paredes verticales que alcanzan los 700 metros de altura y tramos que no superan los diez de ancho, este camino discurre durante 8,5 kilómetros por el desfiladero de los Gaitanes a más de 100 metros sobre el río Guadalhorce, que se completa en una duración estimada de tres horas y se puede recorrer en ambos sentidos.

El visitante se encontrará con un paisaje absolutamente inesperado en el que abundan pinos carrascos, encinas y eucaliptos, acompañados de palmitos, retamas, jaras y vegetación de ribera. La fauna característica de la sierra malagueña cuenta con alimoches, buitres leonados, jabalíes, cabras montesas o zorros.

Cascada de Ézaro (La Coruña)

La desembocadura del río Xallas, en la población de Ézaro (La Coruña) es uno de esos lugares que no dejan de sorprender pues es la única cascada de toda Europa que desemboca en el mar, un lugar insólito que no se puede dejar de visitar.

Aunque tiempo atrás el río caía a su antojo por esta cascada, hoy en día el embalse de Santa Uxía controla la salida de agua al mar. Cuando las compuertas están abiertas (algo que sucede a diario pero es en invierno cuando mayor es su caudal) crea un espectacular salto de agua o «cadoiro», que cae en un pozo de casi 20 metros de profundidad formando una ensenada que desagua en la playa de Ézaro.

Para contemplar este espectáculo hay un mirador al que se accede fácilmente por una pasarela de madera.

Río Subterráneo de San José (Castellón)

En el Parque Natural de la Sierra de Espadán (Castellón) se esconde el Río Subterráneo de las Grutas de San José, una cueva natural de incomparable belleza que permite al turista recorrer en barca durante 45 minutos, una de las cuevas más enigmáticas del país, visitando el río subterráneo navegable más largo de Europa.

Al entrar en la cueva el visitante se adentra en las profundidades de la Tierra surcando las tranquilas aguas, contemplando las caprichosas formas de las rocas que la acción del agua ha moldeado durante miles de años para retroceder y avanzar en el tiempo imaginando el crecimiento de estalactitas y estalagmitas, escuchando el silencio, percibiendo el murmullo del agua o el eco que produce caer una gota sobre una laguna subterránea y descubrir un hermoso paisaje que la naturaleza ha mantenido oculto desde la noche de los tiempos hasta nuestros días.

La visita tiene una duración aproximada de 45 minutos, realizándose un recorrido en barca de casi 1.400 metros y 255 metros a pie por una galería seca. Existe un tramo de 1.932 metros inaccesible al público. A pesar de las múltiples visitas de espeleólogos, no se conoce el origen del Río ni el final de la gruta.

Castellfollit de la Roca (Gerona)

La localidad gerundense de Castellfollit de la Roca es uno de los pueblos más pintorescos de Cataluña. Situado entre los ríos Fluviá y Toronell Castellfollit cuelga sobre una espectacular pared basáltica de más de 50 metros de altura y casi un kilómetro de longitud.

El casco antiguo de la localidad, de origen medieval, está formado por plazas y calles estrechas y umbrías. En el extremo del precipicio se encuentra la plaza-mirador Josep Pla, con una impresionante panorámica. La iglesia de Sant Salvador, del siglo XIII; el campanario de Sant Roc, y, sobre todo, el entorno natural del pueblo son sus bellezas más destacadas.

Playa de Gulpiyuri (Asturias)

Situada entre las localidades asturianas de Ribadesella y Llanes se encuentra la playa de Gulpiyuri. Considera la playa más pequeña del mundo, esta joya de la naturaleza tiene la rareza de no tener salida al mar, al menos a simple vista, ya que el agua se filtra a través de la costa acantilada de roca caliza.

Su formación se debe a un fenómeno kárstico conocido como dolina que dejó un pequeño hueco circular de unos 50 metros de diámetro a 100 metros de la costa. Este hundimiento sigue conectado con la costa lo que permite que entres al agua de mar y se noten las mareas.

Hasta esta playa de interior solo se puede acceder caminando desde la playa de San Antolín o desde Naves y su aislamiento ha permitido la relativamente buena conservación del arenal declarado monumento natural el 26 de diciembre de 2001.

Puedes descubrir estos lugares alojándote en VUT o Turismo Rural verificado por Sello ISVI: una garantía de calidad.