Alojado en una VUT: Menú con productos primaverales

Cuando te alojas en una Vivienda de Uso Turístico (VUT), se pueden hacer muchas cosas, dentro y fuera del alojamiento.

A punto estrenar la primavera, un montón de alimentos se empiezan a ver de nuevo en los mercados dispuestos a llenar nuestras mesas de sabor y de color. Preparar un menú primaveral en tu VUT ¿no es una buena forma de sacar un suculento provecho a tu alquiler?

Para que no os de miedo echarlos a vuestra cesta de la compra, te proponemos un menú con una selección de recetas fáciles para que disfrutéis lo máximo de esta estación.

APERITIVO: Gazpacho de cerezas

Aprovechando que es tiempo de cerezas y tomates y ahora están a buen precio, os traemos este gazpacho de cerezas, una receta muy refrescante y nutritiva. Además, como el gazpacho acepta muy bien ciertas modificaciones, le hemos dado un "toque" especial al incorporar unas cerezas.

Este gazpacho es muy sabroso y siempre nos hace triunfar cuando tenemos invitados y les ofrecemos un vasito como aperitivo.

Ingredientes: 1 kg tomates maduros, 25 g cebolla, 10 g pimiento verde, 1/2 diente de ajo, 80 g aceite de oliva virgen extra, 10 g vinagre de manzana, 200 g cerezas, sal

Preparación:

  1. Lavamos y deshuesamos las cerezas. Ponemos en el vaso de la batidora.

  2. Lavamos los tomates, la cebolla y el pimiento y los troceamos. No hace falta que lo cortarlos en trocitos pequeños, es sólo para facilitar el trabajo a la batidora. Añadimos al vaso de la batidora, junto con medio diente de ajo. Añadimos sal.

  3. Batimos a máxima potencia durante unos minutos.

  4. Cuando todo está bien triturado, vamos añadiendo el aceite y el vinagre poco a poco, en un hilito, mientras se sigue batiendo. De este modo la mezcla se emulsiona y no se separan las partes sólidas de las líquidas. Cuando todo está bien batido, añadimos agua hasta dejarlo de la consistencia y espesor deseado. Probamos y rectificamos de sal si es necesario.

  5. Pasamos la mezcla por un colador para que quede un gazpacho suave y homogéneo.

  6. Reservamos en la nevera hasta la hora de consumirlo.

Resultado: Lo hemos servido como aperitivo, bien frío, en una copa con unos daditos de cereza, unas hojas de albahaca y un hilo de aceite de oliva virgen extra. También se puede servir en plato, como entrante de cuchara, acompañado de unos daditos de manzana, melón o queso fresco, por ejemplo.


ENTRANTE: Sopa de melón con jamón

¿Qué podemos preparar de entrante? Hace mucho calor y te apetece algo fresquito, sencillo y rápido. ¡Ya está, melón con jamón! Pero eso es lo de siempre ¿verdad? Bueno pues cambiamos la forma de elaboración, ya veréis qué bueno está.

Ingredientes: 1 melón, 8 lonchas de jamón

Preparación: Cortamos el melón en trocitos pequeños, los batimos durante 5 minutos, los servimos en cuencos o en copas y lo metemos en la nevera.

Cogemos el jamón y lo metemos envuelto en papel de horno en el microondas, loncha por loncha, 1 minuto hasta que se quede crujiente y lo desmenuzamos. Sacamos los cuencos con la sopa de melón y le echamos por encima el melón.

¿Qué os parece? fácil, verdad. Ya tenéis un entrante fresquito, fresquito.


PRIMER PLATO: Ensalada de tomate, melocotón y queso de cabra

Los 3 ingredientes son ideales para mezclar y puedes prepararla para comer o cenar.

Tomate: Se le considera una fruta-hortaliza y una de las fuentes principales de vitamina C.

Melocotón: Destaca su riqueza de fibra, que mejora el tránsito intestinal. Entre su composición mineral sobresale el potasio, y en cantidades discretas, el magnesio y el yodo.

Y el queso: es una rica fuente de calcio, proteínas y fósforo.

Ingredientes: 2 tomates, 2 melocotones, 1 trozo de queso, Aceite, Crema de vinagre de Módena

Preparación:

Lavamos los tomates y los partimos en láminas finas y reservamos. Pelamos los melocotones y también los partimos en láminas, reservamos. Partimos en lonchas el queso (puede ser queso de cabra o utilizar otro tipo de queso que tengas).

Colocamos en un plato o fuente, una lámina de tomate, otra de melocotón y por último la de queso, así hasta que terminemos con todos nuestros ingredientes. Y aliñamos al gusto: aceite y vinagre de Módena.

Resultado: Una ensalada rica y sabrosa, no tienes excusa para comer bien y sano.


SEGUNDO PLATO: Guiso ligero de conejo con alcachofas

Con una salsa para comerla a cucharadas y sin remordimientos, porque no lleva prácticamente nada de grasa.

Tomad nota porque si queréis organizar una comilona en casa sin dejar a un lado la operación bikini, esta es vuestra receta.

Ingredientes (3 raciones) : 600 g de conejo limpio y troceado, 2 calabacines no muy grandes pelados y cortados en rodajas (es mejor que no sean muy grandes para que no tengan semillas duras), 1 pimiento verde cortado en aros o en tiras, 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, 2 tomates pequeños o uno grande, 4 alcachofas hermosas, el zumo de un limón, 1 o 2 hojas de laurel, una cucharadita de tomillo, 2 vasos de agua, zanahoria cortada en bastones (crudités) para acompañar, sal y pimienta al gusto

Preparación:


  1. Salpimentamos los trozos de conejo, pincelamos el fondo de una sartén con media cucharada de aceite y doramos el conejo a fuego alto (9/12). Cuando esté listo lo reservamos.

  2. En una cacerola ponemos una cucharada del aceite restante y agregamos el pimiento, el tomate cortado en trocitos y el calabacín, salamos ligeramente y salteamos durante unos segundos.

  3. Acomodamos los trozos de conejo sobre las verduras, cubrimos con el agua, añadimos el laurel y el tomillo, una pizca de sal y tapamos la olla. Dejaremos cocinar con la olla tapada a fuego bajo (3/12) durante aproximadamente una hora.

  4. Mientras tanto limpiamos las alcachofas retirando las hojas duras y las puntas y las introducimos en un bol con agua y el zumo de un limón.

  5. Cuando la carne esté casi tierna, añadimos tres de las alcachofas cortadas en cuartos y dejamos que se siga cocinando con la olla destapada y sin subir el fuego durante 15 o 20 minutos más.

  6. Retiramos los trozos de conejo y las alcachofas de la cacerola y pasamos el resto a un bol, trituramos la salsa con la batidora, la colamos con un chino, la rectificamos de sal y la devolvemos a la olla. Ponemos la carne y las alcachofas sobre la salsa y llevamos al fuego un minuto más.

  7. La alcachofa que queda la cortamos en láminas finas y la pasamos por la plancha con un poco de sal y la media cucharada de aceite que nos queda.

  8. Servimos el guiso con unas láminas de alcachofas a la plancha y unos crudités de zanahoria.

Resultado: ¿Quien dijo que los guisotes eran bombas calóricas? Acabáis de comprobar que hay excepciones y que se puede disfrutar de un buen guiso casero sin remordimientos.

Yo esta clase de guisos suelo prepararlos en una cocotte, pero sirve cualquier cazuela. Incluso si vais con prisa podéis hacerlo en la olla exprés o rápida y en 20 minutos lo tenéis listo.


POSTRE: Smoothie de fresa y plátano

Los smoothies se han convertido en la bebida de moda, ofreciendo una variedad inimaginable.

¿No sabes que es un smoothie? No os preocupéis, ahora mismo lo solucionamos. Los smoothies (en inglés smooth = suave) son bebidas cremosas preparadas a base de trozos y/o zumo de frutas mezcladas con lácteos, hielo o helado. Su consistencia es más densa que la de los batidos de toda la vida, además son muy cremosos.

El smoothie tradicional se debe preparar al momento, por ello os vamos a dar una receta bien sencilla, refrescante y nutritiva, para que podáis disfrutar de esta bebida en cualquier momento.

Ingredientes: 150 gramos de plátano, 150 gramos de fresas, 500 ml de leche, 2 galletas, 60 gramos de azúcar (al gusto), 250 gramos de nata para montar, 100 gramos de azúcar, 1 galleta en polvo, Sprinkles al gusto, Sirope de fresa

Para el Smoothie la decoración es opcional.

Preparación:


  1. Troceamos las fresas y el plátano, ponemos la fruta en la batidora.

  2. Añadimos la leche a la batidora y batimos hasta conseguir una mezcla homogénea.

  3. Por último, agregamos las dos galletas y el azúcar a la mezcla anterior y batimos de nuevo. Podemos añadir las galletas ralladas para asegurarnos que la mezcla queda totalmente uniforme y sin grumos, si las añadimos enteras tendremos que batir por más tiempo.

  4. Una vez tenemos el smoothie listo debemos preparar la nata para la decoración. Es fácil, ponemos la nata y el azúcar en la batidora y mezclamos hasta que consigamos la consistencia adecuada, no debemos pasarnos con el batido porque si no se convertirá en mantequilla ¡Consejo! La nata debe estar muy fría para que se monte adecuadamente.

  5. Para presentar el smoothie, pondremos sirope de fresa en la base y paredes de la copa, a continuación vertemos el smoothie sin llenar hasta arriba (dejamos un par de dedos por debajo del borde). Para decorar nos ayudamos de una manga pastelera para poner la nata, para terminar espolvoreamos galleta y ponemos unos sprinkles.

Resultado: ¡Listo! ¡Ahora a disfrutar! Como hemos comentado, el smoothie ofrece un sinfín de posibilidades en cuanto a ingredientes de elaboración, podemos combinar las frutas como más nos gusten. Por otra parte, podemos hacer smoothies veganos sustituyendo la leche de vaca por otro tipo de leche (soja, almendras...).


Y PARA REMATAR Y ACOMPAÑAR EL CAFÉ O LA INFUSIÓN: Magdalenas de plátano y pepitas de chocolate

Estos días de calor parece que la fruta madura más rápidamente, y eso les pasó a los plátanos que tenía en el frutero. De repente estaban demasiado maduros; muy amarillos, con manchas marrones y tirando a blandos. Pensé en cómo utilizarlos para aprovechar todas sus saludables propiedades y me acordé de esta sencilla receta. Porque aunque estaban "feítos" por fuera, al estar tan maduros, en su interior el almidón se había convertido en glucosa y eran deliciosamente dulces.

Anímate a probar estas esponjosas magdalenas acompañando al café o la infusión después de comer.

Ingredientes: 3 plátanos maduros, 200 gr. de harina, 90 gr. de azúcar, 100 gr. de aceite de girasol, 2 huevos, 10 gr. de levadura de repostería, 1 pizca de sal, 2 puñados de pepitas de chocolate, 12 cápsulas de papel

Preparación:


  1. Comenzamos batiendo con la varilla los huevos con el azúcar.

  2. Aplastamos los plátanos con el tenedor y los añadimos a la mezcla. Batimos.

  3. Añadimos el aceite de girasol y batimos de nuevo.

  4. Mezclamos la harina con la levadura (podemos utilizar harina bizcochona, que trae la levadura incorporada), la tamizamos y añadimos a la mezcla.

  5. Sobre la harina añadimos las pepitas de chocolate y removemos, comprobando que se embadurnan bien de harina y así no se vayan al fondo de la masa.

  6. Removemos nuevamente hasta que se integren bien todos los ingredientes y nos quede una masa sin grumos.

  7. Dejamos reposar la mezcla en la nevera unos minutos. Mientras, preparamos las cápsulas o recipientes donde echaremos la mezcla.

  8. Vertemos la mezcla en las cápsulas de papel y llenamos hasta tres cuartas partes. Añadimos un puñadito de azúcar por encima y ponemos alguna pepita de chocolate en la superficie, para que queden a la vista.

  9. Horneamos a 200º unos 20 minutos, hasta que estén doraditas, e insertemos una aguja y ésta salga limpia.

Resultado: Es importante que las cápsulas de papel las metas dentro de algún molde rígido porque si no con el peso de la masa las cápsulas se deforman y las magdalenas tendrán una forma poco atractivas.

Si los plátanos que utilizas no están demasiado maduros tal vez no sea suficiente con aplastarlos con el tenedor y debas triturarlos con la batidora.

¡Qué bien huele la casa mientras se hornean!

Espero que hayáis tomado nota de este menú tan especial, que seguro que harán disfrutar a vuestros más exquisitos acompañantes en tu experiencia VUT, de una forma gloriosa. Y no olvides las fotos y subirlas con los comentarios de tu experiencia VUT.

¡Buen provecho!